Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

Fotografía de Fernando Taranco

CHARCOS

Charcos es una instalación de carácter lúdico en la que el agua y la interacción entre los participantes son la esencia. Se compone de diferentes elementos móviles, capaces de adaptarse a múltiples necesidades espaciales proporcionando, a su vez, múltiples configuraciones para el juego.

 

La mera presencia de “los cacharros” en el espacio público evoca a lo festivo, predispone para el juego y por ende resignifica el entorno en el que se ubica temporalmente. Con esta propuesta se propone el juego desde la interacción entre los participantes y entre estos y los cacharros.

 

Charcos se desarrolla a partir del proyecto 1,2,3 Sigue la onda, que fue el trabajo final del Máster de Arquitectura Efímera, social y participativa de la ETSAM en el que participaron Aylín Vera, Paula Peña  y  Begoña Prada.

 

1,2,3 sigue la onda se realizó  en colaboración con el ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid y los vecinos y vecinas del barrio de Covibar. Con el proyecto se activaron zonas dentro de las plazas del barrio, potenciando estos espacios para generar una mejor convivencia entre los vecinos y vecinas.

 

La forma de materialización del proyecto surgió a partir de un proceso participativo que recogió los deseos del barrio y se materializó a través de una serie de objetos efímeros basados en el uso lúdico del agua.

 

Las piezas diseñadas para Charcos introducen dos elementos diferenciadores; la activación del agua la realiza un jugador diferente al que ocupa el asiento, fomentando de este modo la interacción y las piezas principales son dos cacharros simétricos que pueden configurarse de mútiples formas en función de la ubicación.